Metal Extremo: 30 años de Oscuridad. El concepto de “extremo” y cultura musical

Portada del libro “Metal Extremo.30 años de Oscuridad”

Aunque no tenga , en principio, mucho que ver con el cuerpo, esta entrada va dedicada, primero, a un género musical que personalmente me apasiona y segundo a una obra imprescindible para conocer los devenires musicales y culturales de finales del siglo XX.

Ante todo agradecer la amabilidad y enorme talento del autor, Salva Rubio, que se ha enfrentado a la titánica tarea de resumir en un intenso libro toda la esencia del Black Metal mundial acercándo al público neófito y entendido, de una manera muy agradable, clara, fluida y muy estimulante.

“Metal Extremo.30 años de Oscuridad (Editorial Milenio, 4 Ed.)realiza un exhaustivo recorrido por los últimos 30 años del género no es nada tedioso (aún y la voluminosidad de la obra), y se organiza por subgéneros (black metal, death metal, gothic metal,etc) y el autor cuida muy mucho el introducir al lector en la idiosincrácia, tanto técnica, como estilística y estética, de cada uno de los estilos analizados. Las referencias a grupos son, personalmente, muy valiosas y necesarias, pues aparte de refrescar memoria (sobre todo a los que nos pilló un poco el renacer del género a finales de los 80 y principios de los 90) presenta al lector una gran cantidad de grupos apenas conocidos, o desconocidos, lo que hace que la lectura sea muy amena, pues enseguida uno siente la necesidad de bucear por internet para conocer a esas bandas.

Creo que es una obra imprescindible, a la altura de otras ya necesarias y muy apreciadas en los círculos “blackmetarleros” como el ensayo fotográfico de Peter Beste “True Norwegian Black Metal” o “The cult never dies” de Dayal Patterson, recomendable tanto para los que quieren rememorar esta subcultura y los neófitos que sienten curiosidad por conocerla. El concepto de “extremo”, como vemos, se convierte en un elemento vinculante entre muchas de las subculturas nacidas a finales del siglo XX, tanto a nivel musical, corporal o artístico. Celebremos pues lo extremo y sus cualidades de cohesión social y de definición de nuevas manifestaciones culturales postmodernas.

Agradecer a Salva esta magnífica obra, que espero que en un futuro no muy lejano sea lectura sugerida en las clases de Historia de la música…y larga vida al Black Metal!

Entrevista en Artesfera sobre las Modificaciones Corporales Extremas

El pasado 14 de Octubre tuve el placer de ser invitada al Programa Artesfera para poder ser entrevistada por Lola Martínez, para presentar mi investigación doctoral sobre las Modificaciones Corporales Extremas. Os dejo el siguiente enlace 🙂

http://www.rtve.es/alacarta/audios/artesfera/artesfera-modificaciones-corporales-extremas-tesis-14-10-14/2807444/

Entrevista ArtesferaIMG_20141013_130842

Fenómenos tatuados

El tatuaje extremo, al igual que otras muchas modificaciones corporales, parece volverse cada vez más popular, y por todo el mundo hay personas que encuentran en esta práctica un verdadero estilo de vida. Un estilo de vida muy alejado de aquellos años en los que el tatuaje como “estilo de vida” comprendía ser una atracción de feria o de circo de las curiosidades. La dinámica de estas alteraciones es comenzar por una pequeña modificación (generalmente un tatuaje o una perforación), y gradualmente se van añadiendo diferentes elementos, buscando la particularidad y la originalidad, llegando a tal punto, que pueden cambiar hasta su propia identidad. Detrás de este proceso, muchos autores ven una clara adicción, o al menos una tendencia a la misma. Muy conocidos en la red, y en los medios de comunicación masivos (sobre todo en EEUU pero ya a nivel mundial gracias a internet) son los siguientes individuos, referentes espectaculares de lo extremo.

Sus modificaciones son exhibidas sin ningún tipo de reparo ,y generan todo tipo de comentarios on line y off line (dentro y fuera de la internet), tanto positivos como negativos que generan. Tom Leppard, el llamado hombre leopardo a sus casi 70 años ha dedicado gran parte de su vida a parecerse a un leopardo, y prácticamente el 90% de su cuerpo presenta tatuado las características manchas de este animal. Es tal su implicación con la fiera que vive apartado de la civilización en una casa construida por el mismo, y que se asemeja a la guarida de un leopardo.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de estos individuos han vivido su vida como modificados percibiéndose a si mismos como fenómenos, y por el resto de la sociedad como freaks o gente peculiar que vive de su cuerpo grotescamente alterado, sin duda, recordando en gran manera, los freak shows y los freak circus de finales del siglo XIX. Eric Sprage, el famoso hombre lagarto o Lizzard Man, ha sido protagonista de múltiples pequeños papeles cinematográficos, y es como él se define “a profesional freak”, un fenómeno profesional.

Oriundo de Texas, su pasión por los lagartos lo llevó a destinar su tiempo y su dinero a convertirse en uno de ellos, tatuarse la totalidad del cuerpo con escamas, convertir su lengua en una bífida y afilar toda su dentadura superior.

Fue uno de los primeros en reportar estas modificaciones, con lo que es muy conocido mediáticamente por ello. Julia Gnuse, llamada la “Chica Ilustrada” (The Illustrated Lady[1]), ostenta en el libro Guiness de los récords el título de la mujer con más tatuajes en el mundo y a excepción de las orejas, la totalidad de su cuerpo está cubierta de ellos.

También conocida como la chica ilustrada, esta norteamericana nació con porfiria, y para cubrir esas cicatrices decidió cubrir su cuerpo con tatuajes.

Pero sin embargo el portador del cuerpo tatuado más extremo y más mediático, en la época que comprende este estudio es el famoso “Zombie Boy” (Chico Zombie) Rick Genest, que se ha convertido en una verdadera sensación en los medios de comunicación, aparte de Internet, pues aparte de participar en algún que otro filme y anuncio publicitario, ha colaborado en desfiles de moda.

Genest posee un cuerpo repleto de calaveras y alegorías a la muerte, tiene tatuado prácticamente el 100% de su cuerpo con motivos que simulan ser un cadáver en descomposición, modificación que inició tan sólo con 16 años. Lo más característico de Genest es la calavera que tiene tatuada en la cara, de tipo realista, y que más bien parece su propia cara en descomposición. Aún y así es considerado “extrañamente bello”. Existen más ilustres “modificados extremos” como Maria Cristerna “Vampire Woman” o el ya fallecido Stalking Cat, el hombre gato.

*************************************************************************************************************

[1] En honor a la obra de Ray Bradbury, “El hombre ilustrado” (1951). Se trata de un libro de dieciocho cuentos de ciencia ficción escritos por él, los cuales exploran la naturaleza humana. Las historias no tienen relación aparente entre sí, pero muchas muestran cómo la tecnología puede destruir a la humanidad afectando su psicología como tema recurrente. Estas historias diferentes se unen con la figura que enmarca “El hombre Ilustrado”, un vagabundo con su cuerpo tatuado enteramente a quien el editor del libro, que permanece anónimo, conoce. Estos tatuajes fueron hechos en teoría por una mujer del futuro, son animados y cada uno cuenta una historia diferente. Así, el relato de “El hombre Ilustrado” sirve como la narración marco para todos los cuentos. Todos excepto una de las historias habían sido publicados previamente, aunque Bradbury revisó algunos de los textos.

El programa Entre Paréntesis, de RNE 5 se hace eco de la investigación

El programa Entre Paréntesis, de RNE 5 me ha realizado esta tarde, 9 octubre, una pequeña entrevista sobre mi investigación acerca de las Modificaciones Corporales Extremas realizada desde el punto de vista sociológico. Podéis escuchar la entrevista directamente en la web de RTVE.es

🙂

http://www.rtve.es/alacarta/audios/entre-parentesis

_MG_1815 copia

Varios diarios nacionales recogen la investigación sobre Modificaciones Corporales Extremas

La Universidad Pública de Navarra, Universidad donde defendí la tesis el pasado 30 de julio se hace eco de mi investigacvión

^^

http://www.unavarra.es/actualidad/noticias?contentId=184975

También en el Diario Siglo XXI y EuropaPress

http://www.diariosigloxxi.com/texto-ep/mostrar/20141006120949/el-fenomeno-de-la-modificacion-corporal-extrema-como-el-tatuaje-o-el-piercing-analizado-en-una-tesis#.VDatEOeEyQk

http://www.europapress.es/sociedad/noticia-fenomeno-modificacion-corporal-extrema-tatuaje-piercing-analizado-tesis-20141004202945.html

Modificación corporal y subcultura. Parte I

Imagen

A lo largo de mi investigación he podido ir comprobando y confirmando que el fenómeno de la MCE (desde ahora siglas para identificar la Modificación Corporal Extrema) está profundamente vinculado a diversas subculturas propias de las sociedades occidentales. Para no extenderme mucho con la definición del concepto de “subcultura” recomiendo a los interesados la lectura de la obra de Dirk Hebdige, “Subcultura: el significado del estilo”.

Cualquier cultura predominante se ve flanqueada o segmentada por diversas subculturas, que pueden ser desde económicas, de población, industriales, religiosas, políticas o culturales. En el caso que nos ocupa, el de las MCE, el cuerpo se convierte en herramienta de expresión, reivindicación o protesta para diversos colectivos de personas, que serán las que conformarán estas comunidades o subculturas. El tatuaje o el piercing, como mecanismos de representación individual y tribal en sus orígenes ancestrales, ha cambiado su habitus originario por el de una sociedad, la occidental, donde ya no existen esos valores tribales ni sus significaciones.

Tatuajes, piercings, escarificaciones o suspensiones corporales son estrategias corporales reapropiadas de tradiciones tribales y ancestrarales. Estas expresiones corporales son comodificadas (mercantilizadas) por una serie de colectivos urbanos surgidos a partir de los años 70 en diversos paises occidentales (cuando la ciudadanía toma conciencia de su poder y su representatividad en lo social), que tendrán en el cuerpo una herramienta eficaz para representarse como individuos, definirse como colectivos y reivindicar el poder corporal perdido a causa de las agresivas políticas de control social (pudiéndo adaptar aquí el concepto de biopoder de Foucault).

Introducción al blog

En el presente blog se avanzan algunos de los resultados de mi investigación doctoral dedicada a estudiar el fenómeno de las modificaciones corporales extremas propias de las culturas del piercing y el tatuaje. La investigación profundizará en las causas, las razones o motivos que llevan a miles de personas a realizarse este tipo de intervenciones, a marcarse el cuerpo con resultados a menudo irreversibles, y que abren un debate sobre como les afecta como individuos y en sus relaciones sociales.

Interesa especialmente el componente de identidad que conllevan estas prácticas corporales, originarias en su totalidad de acciones llevadas a cabo por grupos marginales o en conflicto con la sociedad, homosexuales radicales, convictos, pandilleros, clase obrera, artistas o grupos sadomasoquistas. El tatuaje, el piercing, las escarificaciones y demás técnicas corporales del EBM son acogidas a principios de los 70 por grupos sociales occidentales que utilizarán el cuerpo como un mecanismo de protesta y reclamación del poder sobre el mismo.

Ritos corporales indígenas son apropiados por punks, neoprimitivos, y otras tribus urbanas de la postmodernidad occidental, construyendo símbolos de identidad y pertenencia a un grupo, inventando además nuevas técnicas de modificación corporal que harán que estos individuos vuelvan a ser visibles para la sociedad, provocando debate, admiración, rechazo y provocación.

A finales de los 90 el paisaje urbano se puebla de adolescentes, jóvenes (y no tan jóvenes) profusamente tatuados, perforados, escarificados y con sus cuerpos decorados con todo tipo modificaciones, que, ajenos al origen marginal de todas estás “ornamentaciones” corporales, los utilizan para construir su personalidad, hacer “visible” la rebeldía hacia los cánones de belleza occidentales, y en consecuencia, crear nuevas tendencias, modas, que se difundirán a través de internet.
Para ello consideramos imprescindible un abordaje empírico, plateando un trabajo de campo, con encuentros, observación y entrevistas tanto a personas “modificadas” como a los individuos encargados de realizar estas modificaciones (estudios de tatuaje y piercing, tatuadores, etc.) con el fin de explorar los discursos (justificaciones, motivaciones, sentido, etc) que hay detrás de esta subcultura.

Modificación extrema. Tatuaje de córnea

Modificación extrema. Tatuaje de córnea

Bibliografia

Erner, G., Sociología de las tendencias. Barcelona. Gustavo Gili. 2010

Goffman, E. Estigma. La identidad deteriorada. Buenos Aires. Amorrortu. 2001

Jeffreys, S.“‘Body Art’ and Social Status: Cutting, Tattoing and Piercing from a Feminist Perspective”. Feminism & Psychology.,10, 2000, pp.400-429.

Le Breton, D.: La Sociología del Cuerpo.  Buenos Aires, Nueva Visión, 2002.

Mascia-Lees, F.E. y Sharpe, P. Tattoo, Torture, Mutilation and Adornment. The denaturalization of the body in culture and text. Nueva York. State University on New York Press. 1992.

Matza, D. El proceso de desviación. Madrid. Taurus. 1981

Moscoso, J. Historia cultural de dolor. Madrid. Taurus. 2011

Pitts, V.L.: In the Flesh. Nueva York. Palgrave Macmillan. 2003.