Fenómenos tatuados

El tatuaje extremo, al igual que otras muchas modificaciones corporales, parece volverse cada vez más popular, y por todo el mundo hay personas que encuentran en esta práctica un verdadero estilo de vida. Un estilo de vida muy alejado de aquellos años en los que el tatuaje como “estilo de vida” comprendía ser una atracción de feria o de circo de las curiosidades. La dinámica de estas alteraciones es comenzar por una pequeña modificación (generalmente un tatuaje o una perforación), y gradualmente se van añadiendo diferentes elementos, buscando la particularidad y la originalidad, llegando a tal punto, que pueden cambiar hasta su propia identidad. Detrás de este proceso, muchos autores ven una clara adicción, o al menos una tendencia a la misma. Muy conocidos en la red, y en los medios de comunicación masivos (sobre todo en EEUU pero ya a nivel mundial gracias a internet) son los siguientes individuos, referentes espectaculares de lo extremo.

Sus modificaciones son exhibidas sin ningún tipo de reparo ,y generan todo tipo de comentarios on line y off line (dentro y fuera de la internet), tanto positivos como negativos que generan. Tom Leppard, el llamado hombre leopardo a sus casi 70 años ha dedicado gran parte de su vida a parecerse a un leopardo, y prácticamente el 90% de su cuerpo presenta tatuado las características manchas de este animal. Es tal su implicación con la fiera que vive apartado de la civilización en una casa construida por el mismo, y que se asemeja a la guarida de un leopardo.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de estos individuos han vivido su vida como modificados percibiéndose a si mismos como fenómenos, y por el resto de la sociedad como freaks o gente peculiar que vive de su cuerpo grotescamente alterado, sin duda, recordando en gran manera, los freak shows y los freak circus de finales del siglo XIX. Eric Sprage, el famoso hombre lagarto o Lizzard Man, ha sido protagonista de múltiples pequeños papeles cinematográficos, y es como él se define “a profesional freak”, un fenómeno profesional.

Oriundo de Texas, su pasión por los lagartos lo llevó a destinar su tiempo y su dinero a convertirse en uno de ellos, tatuarse la totalidad del cuerpo con escamas, convertir su lengua en una bífida y afilar toda su dentadura superior.

Fue uno de los primeros en reportar estas modificaciones, con lo que es muy conocido mediáticamente por ello. Julia Gnuse, llamada la “Chica Ilustrada” (The Illustrated Lady[1]), ostenta en el libro Guiness de los récords el título de la mujer con más tatuajes en el mundo y a excepción de las orejas, la totalidad de su cuerpo está cubierta de ellos.

También conocida como la chica ilustrada, esta norteamericana nació con porfiria, y para cubrir esas cicatrices decidió cubrir su cuerpo con tatuajes.

Pero sin embargo el portador del cuerpo tatuado más extremo y más mediático, en la época que comprende este estudio es el famoso “Zombie Boy” (Chico Zombie) Rick Genest, que se ha convertido en una verdadera sensación en los medios de comunicación, aparte de Internet, pues aparte de participar en algún que otro filme y anuncio publicitario, ha colaborado en desfiles de moda.

Genest posee un cuerpo repleto de calaveras y alegorías a la muerte, tiene tatuado prácticamente el 100% de su cuerpo con motivos que simulan ser un cadáver en descomposición, modificación que inició tan sólo con 16 años. Lo más característico de Genest es la calavera que tiene tatuada en la cara, de tipo realista, y que más bien parece su propia cara en descomposición. Aún y así es considerado “extrañamente bello”. Existen más ilustres “modificados extremos” como Maria Cristerna “Vampire Woman” o el ya fallecido Stalking Cat, el hombre gato.

*************************************************************************************************************

[1] En honor a la obra de Ray Bradbury, “El hombre ilustrado” (1951). Se trata de un libro de dieciocho cuentos de ciencia ficción escritos por él, los cuales exploran la naturaleza humana. Las historias no tienen relación aparente entre sí, pero muchas muestran cómo la tecnología puede destruir a la humanidad afectando su psicología como tema recurrente. Estas historias diferentes se unen con la figura que enmarca “El hombre Ilustrado”, un vagabundo con su cuerpo tatuado enteramente a quien el editor del libro, que permanece anónimo, conoce. Estos tatuajes fueron hechos en teoría por una mujer del futuro, son animados y cada uno cuenta una historia diferente. Así, el relato de “El hombre Ilustrado” sirve como la narración marco para todos los cuentos. Todos excepto una de las historias habían sido publicados previamente, aunque Bradbury revisó algunos de los textos.

El programa Entre Paréntesis, de RNE 5 se hace eco de la investigación

El programa Entre Paréntesis, de RNE 5 me ha realizado esta tarde, 9 octubre, una pequeña entrevista sobre mi investigación acerca de las Modificaciones Corporales Extremas realizada desde el punto de vista sociológico. Podéis escuchar la entrevista directamente en la web de RTVE.es

🙂

http://www.rtve.es/alacarta/audios/entre-parentesis

_MG_1815 copia

Varios diarios nacionales recogen la investigación sobre Modificaciones Corporales Extremas

La Universidad Pública de Navarra, Universidad donde defendí la tesis el pasado 30 de julio se hace eco de mi investigacvión

^^

http://www.unavarra.es/actualidad/noticias?contentId=184975

También en el Diario Siglo XXI y EuropaPress

http://www.diariosigloxxi.com/texto-ep/mostrar/20141006120949/el-fenomeno-de-la-modificacion-corporal-extrema-como-el-tatuaje-o-el-piercing-analizado-en-una-tesis#.VDatEOeEyQk

http://www.europapress.es/sociedad/noticia-fenomeno-modificacion-corporal-extrema-tatuaje-piercing-analizado-tesis-20141004202945.html